World Open Banking Dialogue: hablamos de regulación y oportunidades

World Open Banking Dialogue: hablamos de regulación y oportunidades

min. de lectura
Ricardo Segoviano Aceituno
Ricardo Segoviano Aceituno
Head of BBVA Open Platform Spain at BBVA
25 Ene 2019

Hace unas semanas participamos en el World Open Banking Dialogue en Londres. Allí pudimos conocer de primera mano lo que está aportando la banca en todo el mundo a la consolidación del open banking y también tuvimos la oportunidad de ofrecer la visión del BBVA al respecto.

Hace unas semanas participamos en el World Open Banking Dialogue en Londres. Allí pudimos conocer de primera mano lo que está aportando la banca en todo el mundo a la consolidación del open banking y también tuvimos la oportunidad de ofrecer la visión del BBVA al respecto. Uno de los temas que más se trató fue la regulación y, aunque tradicionalmente ha supuesto un freno para el desarrollo de determinados sectores, en este momento y en el caso de la banca abierta, la regulación está jugando un papel impulsor realmente interesante.

La colaboración entre el sector financiero y reguladores está siendo determinante en el desarrollo y la creación de un marco de desarrollo de la banca abierta. Tomamos como ejemplo el informe ‘Open banking: The race to deliver the Banking as a Service’, del MIT Technology Review para Oracle, donde se recoge esta idea claramente. En el mundo de la tecnología, la regulación “desempeña a menudo un papel de ‘recuperación’, creando reglas para las industrias que se han desarrollado de manera caótica y sin restricciones”, se lee en dicho estudio.

En contraste, cuando se trata de open banking, los ejecutivos entrevistados para dicho informe describen a los reguladores como catalizadores del cambio. Derek White, nuestro Global Head of Customer Solutions at BBVA, es uno de los entrevistados: "Hace varios años, la gente nunca habría imaginado que la regulación sería uno de los motores de la innovación. La regulación está fomentando la innovación en la banca abierta".

Derek White ve esto como una consecuencia de otras dos tendencias: la primera es la difuminación de las líneas de la industria y el aumento de los servicios de "nueva economía"; la segunda es el creciente interés por los consumidores en comprender y tener control sobre sus datos y huella digital. "El PSD2, así como el GDPR", afirma, han creado “un punto de partida para que las empresas piensen en que los datos que capten hoy no son necesariamente de su propiedad".

Esto creará un cambio de paradigma en los próximos años en la forma en que los bancos tratan el tema de la propiedad, el almacenamiento y el uso de los datos que capturan. “La banca abierta permite a las personas tener mayor claridad y comprensión de sus datos, transferir sus datos, mover sus datos y controlar quién tiene acceso a sus datos. Y potencialmente en el futuro, tendrá un mayor control sobre cómo se monetizan esos datos", explica.

Estamos pues ante una oportunidad para ir de la mano de quien está (o debería estar siempre en una estrategia exitosa) en el centro de nuestra operativa y propuesta de valor: el cliente. La clave de todo, en realidad, está en él, puesto que el cliente de la banca del siglo XXI es líquido. Su perfil cambia según parámetros mucho más movibles que antaño: horas del día, dispositivos de acceso a sus cuentas, estado de ánimo, época del año, etc. ¿Y cuál es la mejor manera de adaptarse a esta camaleónica realidad? En BBVA apostamos, entre otras ideas, por los ecosistemas bancarios basados en las APIs.

En este sentido, llama la atención que actualmente son muchos los bancos que ya entienden qué hacer y cómo hacerlo para consolidar una estrategia exitosa en open banking. De hecho, las APIs abiertas ocupan el primer lugar en las tecnologías que impactarán más en la industria financiera.

Por ejemplo, un estudio muy reciente de The Financial Brand preguntaba a los directivos de la banca por las tecnologías que creen que impactarán más en la industria este nuevo año, y citaron como la más importante las APIs abiertas. Por detrás quedaban tendencias tan potentes en esta y otras muchas industrias como la inteligencia artificial y el machine learning o las interfaces conversacionales. Estos datos coinciden con los de otro estudio, este del MIT, que indica como tendencia principal para 2019 el eliminar toda fricción en el ‘Customer Journey’, algo para lo que sin duda las APIs juegan un papel primordial.

Las APIs y la banca abierta ofrecen un universo de posibilidades para explorar nuevos modelos de negocio y generar nuevas experiencias digitales para nuestros clientes. Acarrean transformaciones importantes, como hemos visto a lo largo de este texto, y han venido para quedarse, de forma que la colaboración y la apertura ya no será una opción, sino una necesidad competitiva.

Lo más leído