"Las APIs son el punto de partida que dispara la creatividad"

min. de lectura
5 Dic 2018

Entrevistamos a uno de los miembros del equipo ganador del premio BBVA en el hackatón que tuvo lugar en el South Summit 2018.

El South Summit celebrado en Madrid el pasado mes de octubre albergó un potente hackatón que repartió varios premios entre los equipos que desarrollaron las soluciones más innovadoras al reto propuesto en torno a la industria Travel. El objetivo era combinar el potencial de las herramientas técnicas de los distintos partners de cara a elaborar el proyecto más completo y que aporte soluciones para transformar el sector del turismo.

Hoy hemos hablado con uno de los miembros del equipo que ganó el premio BBVA, Esteban Simón, del equipo ‘Spaces’. Este grupo propuso el proyecto ‘Comarch’, un sistema end to end de movilidad que sirve para “gestionar en tiempo real el gasto y el saldo en viajes de los empleados de una compañía”, como explica él mismo.

Para ello, Esteban y el resto de miembros del grupo (Ramiro Zandino, Jaime Fernandez, Mario Plágaro y Fabián Barrero) usaron las APIs de BBVA Business Notifications y Accounts. El modelo de negocio, explica Esteban, “es Business to Business y la propuesta consistía en entregar tarjetas de débito de BBVA a los empleados, por lo que a través de la API de Accounts la empresa podía gestionar el saldo para viajes y con la API de Notifications conocer en tiempo real el gasto de dichas tarjetas y poder definir alertas y acciones en base a ello”.

Esteban y su equipo crearon un mínimo producto viable (MVP) en menos de las 12 horas que duraba la parte de desarrollo del hackatón. Una agilidad, típica de los esquemas más innovadores de desarrollo de software, que es posible gracias a las Interfaces de Programación de Aplicaciones (APIs). De hecho, como admite este joven emprendedor, “las propias APIs son en muchos casos el punto de partida que dispara la creatividad y las propuestas de valor”. Para él, las APIs “son un pilar básico en el que se apoyan la gran mayoría de ideas tecnológicas, facilitando que el tiempo de desarrollo se reduzca considerablemente para un primer MVP”.

Todo esto, como decíamos, en un ambiente de fabril trabajo muy condensado en el tiempo. “Eventos de este tipo hacen que salgas de tu zona de confort, ya que tienes que empezar desde de cero: no conoces a los miembros de tu equipo, ni el desafío: por lo que tienes que llegar a acuerdos, dividir tareas, ya que el tiempo es limitado, y, finalmente, vender la idea en la que has trabajado durante unas horas ante un jurado como si fuese la mejor y tuvieses todas las respuestas”, detalla con claridad. Y sintetiza de igual manera: “Emprendimiento comprimido en un día”.

Para redondearlo todo, tenemos el montante económico del premio, 1.500 euros, de los que  Esteban invertirá su parte en un proyecto propio “que, por cierto, también se basa en APIs”.

Lo más leído