Todos los caminos del open banking

Todos los caminos del open banking

¿Es un banco? ¿Una plataforma de servicios? ¿Una fábrica de productos financieros? ¿Un distribuidor? ¿Vende o compra información? Todo y más. Las APIs están revolucionando el mundo de la banca y van camino de convertirla en el mayor scalextric de operaciones imaginable.

 

16 Jul. 2019

Bienvenidos a la era del open banking, el mejor momento de la historia para clientes, usuarios y entidades bancarias. La nueva regulación europea PSD2 y la extensa transformación digital que la acompaña han puesto los mimbres para el florecimiento de un ecosistema financiero transformador. Con la entrada en vigor de esta directiva en España el 24 de noviembre pasado, los bancos se abren de par en par a terceros. A cambio, prestarán otros servicios en un modelo win-win, donde todos ganan si ocupan el lugar acertado. El cambio no tiene que ver con la tecnología o la regulación, sino con la transformación de los modelos de negocio de los bancos, que pasan de una estructura centralizada a otra colaborativa.

En esta revolución, las posibilidades de la banca son casi infinitas y ello depende del papel que cada entidad decida asumir. De acuerdo al informe Strategic Options for Banks in the Post PSD2 Age del grupo de expertos en open banking de Mobey Forum, los bancos tienen un sinfín de modelos que adoptar en función de la producción y distribución de sus servicios y el desarrollo de nuevas oportunidades de negocio, entre las que se cuenta la comercialización de sus propias APIs.

Las APIs son el motor de esta transformación digital, constituyen el núcleo generador desde el que interconectar la apabullante red de servicios digitales que la apertura e integración de productos financieros trae aparejada. Como desarrolladores de sus propias APIs, este nuevo universo también requerirá que los bancos promuevan sus interfaces de programación, lo que les brinda nuevas fuentes de ingresos.

Cambiar, pero que nada cambie

Los bancos no necesariamente tienen que cambiar su rol. Aunque dado el carácter ultra competitivo que ha tomado el sector, obviar esta revolución y carecer de un plan estratégico sería poco inteligente. Pese a que la mayoría de los bancos dicen estar abiertos a la colaboración con terceros, según el informe de la Mobey Forum a buena parte de ellos les preocupan los riesgos e impactos colaterales.

En la nueva era del open banking, las entidades tienen la opción de erigirse como productores, distribuidores o adoptar un papel mixto. La mayoría de bancos ha decidido rodar por el camino del medio: proporcionar productos propios y de terceros a través de sus propios canales. Gozan así de una ventajosa cartera de productos para ofrecer a sus clientes, pero también corren el riesgo de que esos terceros les canibalicen.

En esta simbiosis asociativa, ganan los nativos digitales, desprovistos de una cartera de productos que las entidades tradicionales llevan largo tiempo trabajando. El quid aquí es definir el nivel de implicación de unos y otros de manera equilibrada para que los más veteranos no terminen siendo fagocitados. Mobey Forum habla en su informe de tres grandes perfiles de negocios: productor, integrador y proveedor.

Productor y nada más

Bajo este rol, los bancos desarrollan productos que luego son distribuidos por terceros. La ventaja es que se incrementan los canales de venta. Un modelo de negocio tipo sería el reparto de ingresos, al menos a corto plazo. A medio plazo, la colaboración puede evolucionar hasta un acuerdo más detallado, paso que recomienda Mobey Forum en su informe. Este es el caso de la alianza entre la fintech Tink y los bancos suecos SEB y SBAB. Con el servicio hipotecario de Tink, un usuario puede ejecutar su préstamo y recibir una contraoferta de SEB o SBAB en un plazo de cinco minutos.

Como distribuidores, las entidades dan a sus clientes acceso a los productos financieros de otras compañías, además de los suyos, a través de sus propios canales. La ventaja de este modelo, el más atractivo para los bancos, es que les brinda una cartera de productos más completa sin tener que invertir en nuevos desarrollos y producciones. Forjar asociaciones con proveedores externos conlleva el riesgo de que los terceros terminen por canibalizarlos.

El tesoro de la información

Además de decidir en qué lado de la balanza colocarse -productor, distribuidor o mixto-, el acceso a volúmenes ingentes de información les proporciona una segunda disyuntiva en la era del Open Banking: ¿Proveedor o integrador de información?

Convertirse en integrador es recomendable para aquellos bancos que deseen avanzar rápidamente en el desarrollo de nuevos servicios y/o aprovechar la información de terceros para conocer mejor a sus clientes. Al colaborar con una compañía que proporciona servicios de información, el banco podría capitalizar aún más la comercialización de datos. Un ejemplo sería el Servicio de Agregación de BBVA, que integra todas la cuentas y tarjetas de un cliente -en este y otros bancos- en una sola aplicación.

A medida que tanto la regulación como los bancos avanzan en esta dirección, cada vez más instituciones financieras ofrecen APIs abiertas para que otros incluyan información externa en su propia plataforma.

Como proveedores, los bancos proporcionan información a terceros que luego aprovechan el conocimiento que los bancos tienen de sus clientes para mejorar sus propios servicios. Cabría ofrecer desde datos financieros e información basada en cuentas, análisis, perfiles y calificación de clientes hasta la gestión de las finanzas personales.

En la vanguardia del open banking, varios bancos promocionan incluso sus propios portales orientados a la implementación de sus APIs. Ejemplos son BBVA, Danske Bank, Nordea, Swedbank, Erste Group, Société General, HSBC, Barclays, Lloyds Bank, CapitalOne, entre otros. Muchos de ellos van incluso más allá de los estándares requeridos en la directiva PSD2.

En este abanico de posibilidades, es decisión de cada quien la velocidad y el alcance de la carrera a emprender. Habrá bancos recelosos de iniciar esta transición y otros tan avanzados que la directiva se les haya quedado ya corta.

¿Te interesan las APIs financieras? Descubre todas las que te ofrece BBVA

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.