Sí, la nube también puede fallar

Almacenar nuestros datos en la nube nos genera confianza, porque pensamos que es la forma más segura de guardarlos. Pero está demostrado que, aunque no suele hacerlo, la nube falla provocando que perdamos nuestros datos para siempre.

04 Ago. 2016

La nube cuenta cada vez con más adeptos porque almacena grandes volúmenes de datos que se pueden compartir con gran facilidad y, además, es muy segura. Pero pese a que la seguridad es una de sus grandes ventajas, la nube también puede fallar.

Las 4 causas que te pueden dejar sin datos

1.Fallo del servidor: todos los datos que almacenamos en la nube se alojan en servidores que son propiedad de las empresas que ofrecen este servicio de almacenamiento online. Aunque estos servidores son muy seguros, no pueden asegurar que no fallen, y por tanto, que sus clientes pierdan toda la información que habían almacenado en ellos. ¿La mejor forma de evitarlo?: realizar dos copias de seguridad en dos nubes diferentes, o utilizar una memoria externa para almacenar una copia y guardar la otra en la nube.

2. Ataques cibernéticos: es muy difícil que un ordenador personal o una pequeña empresa sea víctima de un ataque de esta envergadura. Pero las grandes empresas tienen que prestar mucha atención para evitar este tipo de delitos, porque son el blanco perfecto de los hackers informáticos. Los fallos de seguridad se producen con bastante frecuencia. Algunas veces copian sus datos para robárselos, y otras lo hacen para eliminarlos.

Para tratar de evitar estos trastornos hay dos buenas opciones: cifrar los datos o utilizar la autenticación de dos factores. En esta última se garantiza que los usuarios sean quienes aseguran ser, para ello se les exige que se identifiquen con una combinación de: contraseña o PIN, tarjeta inteligente o token y biometría.

3. Inclemencias meteorológicas: las empresas pueden tomar muchas medidas de seguridad, pero nunca podrán controlar el clima. Google experimentó el año pasado los estragos que puede causar una tormenta. El gigante tecnológico perdió los datos de algunos clientes que los tenían alojados en la nube. Un rayo impactó cuatro veces cerca de su centro de datos de Bélgica y provocó este desastre.

4.Malware y robo de contraseña: es muy difícil que una persona sea víctima de un ataque cibernético. Pero lo que sí ocurre es que su ordenador sea atacado por un malware, que se aplica a todo código o programa informático cuyo objetivo es dañar un sistema o provocar un mal funcionamiento del mismo. También puede ocurrir que se robe o se pierda una contraseña y acabar perdiendo todo lo que se almacena en la nube.

Para evitar este tipo de disgustos es esencial que se cambie la contraseña con relativa frecuencia, tener un buen antivirus, no utilizar la misma contraseña para todo y realizar copias de seguridad de los datos en diferentes lugares.

Fuente: Cloud Computing

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.