Estrategia API

Retos y ventajas de tener una “Estrategia API” en tu compañía

Cualquier compañía de mediano y gran tamaño ya tiene una estrategia tecnológica en funcionamiento. Conexión con proveedores, con clientes, intranets, CRMs, etc. Pero todas estas herramientas organizativas pueden tener una falta de coherencia y soporte, o peor: no ser completamente intercambiables.

13 Mar. 2019

Tener una estrategia para reducir la dependencia del software externo y convertirlo en APIs que podamos moldear o adaptar a las necesidades clave de nuestro negocio es de la máxima prioridad. Permite añadir flexibilidad interna y establecer nuevas formas de conectar e interactuar con nuestros clientes y proveedores de forma externa a través de apps, sitios web o herramientas marketing. Permiten a un negocio mantener sus operaciones en orden a la vez que dinamizadas.


Motivos más que suficientes

Las empresas que utilizan APIs pueden aprovechar las ventajas ofrecidas por otras empresas en forma de servicios, datos, algoritmos o funcionalidades generales. El coste de adoptar una API externa en nuestra plataforma es siempre más bajo que desarrollarla desde cero, y evitamos reinventar la rueda. A día de hoy encontramos más de 18.000 APIs diferentes en el directorio de ProgrammableWeb, el mayor repositorio del mundo.

Fuente: ProgrammableWeb.com

Establecer una estrategia de APIs en tu negocio permite crear una base desde la que extender nuevas ramas del negocio. Tu sitio web puede convertirse rápidamente en una aplicación para móviles, tus datos de captación de cliente pueden transformarse en herramientas de marketing, o por ejemplo si mides de forma interna el uso de las herramientas por parte de tus empleados puedes encontrar formas de optimizar los flujos de trabajo en el día a día o encontrar lagunas de productividad. Sin una estrategia de APIs acorde, estás perdiendo datos.

“Las empresas que establecen APIs más robustas y avanzadas ofrecen una experiencia de usuario superior”

Según Freeform Dynamics, tres cuartas partes de los departamentos de IT compañías encuestadas en 2015 estaban usando APIs para crear sus páginas web (78%), integrar sistemas de gestión internos (79%) e incorporar plataformas ajenas y servicios de terceros (74%). De cara al público los porcentajes crecían: 85% de estos departamentos estaban usando APIs para mejorar la experiencia del consumidor.

Las ventajas no acaban ahí. Implementar APIs ha permitido a estos departamentos de IT reducir el coste de operaciones al poder automatizar parte su trabajo. No hace falta dar un giro drástico a la compañía, basta con un acercamiento gradual. “Un principio importante observado es que el énfasis inicial no importa”, citaba el informe de Freeform. “Puedes comenzar añadiendo capacidades de integración interna (...) pero con la infraestructura, herramientas y procesos implementados pueden ser luego aprovechados” en otras partes del negocio.

Principales retos

Los recursos son limitados, así que hay que comenzar con una idea aproximada de factores a identificar y priorizar. Una API bien implementada requiere un trabajo concienzudo inicial de cuál es el objetivo que queremos cumplir. La consultora McKinsey divide en dos principales grupos los criterios: (1) atractivo estratégico y (2) disposición para la ejecución.

Fuente: McKinsey

En el primer punto se centra en el impacto total de conseguir objetivos de negocio o cumplir necesidades de nuestros clientes. ¿Cuál es la mejora esperada de implementar estas API con respecto a mantener el rumbo establecido? El segundo punto se adentra dentro de las capacidades técnicas actuales: ¿necesitamos crear nueva infraestructura? ¿Qué APIs hay disponibles que solucionen nuestros problemas? ¿Hay que contratar más personal de IT, legal o directivo para llevar la estrategia a buen puerto?

“La consultora McKinsey divide los retos de la “estrategias API” de una compañía en atractivo estratégicos y disposición para la ejecución”

 

Fuente: McKinsey

Con estas preguntas, nos devuelve una matriz de respuestas. Dependiendo del resultado podemos optar por un desarrollo interno, por una externalización de estos servicios hacia plataformas de integración como IBM API Connect o Anypoint Exchange de Mulesoft. Ambas compañías ofrecen sistemas de calado para establecer APIs que permitan interconectar nuestro negocio a nivel interno (marketing, ventas, atención al cliente, gestión laboral) o externo (apps, webs, plataformas para ofrecer nuestras propias API a terceros).

Las soluciones de BBVA API_Market

En BBVA API_Market puedes encontrar diversas APIs con las que potenciar tu negocio. Clasificadas como APIs retail, data o de empresa, permiten a compañías de cualquier tamaño y sector añadir nuevas capacidades u optimizar las que ya tiene, mejorando la experiencia de sus clientes con procesos más eficientes. Por ejemplo, si quieres gestionar pagos de clientes, la API Payments de BBVA te ofrece una forma instantánea de enviar pagos y planificar transferencias sin importar las fronteras. Todo protegido con autenticación de múltiples factores.

Con PayStats podrás analizar el mercado accediendo a datos anonimizados y agregados de millones de operaciones realizadas con tarjetas de BBVA o a través de sus TPV, geolocalizados en celdas de 500x500 metros. Conocer los hábitos de consumo con este nivel de detalle te permitirá tomar decisiones de negocio más cualificadas. Esta información tiene un enorme valor a la hora de elegir, por ejemplo, dónde establecer nuevas oficinas o comercios, o cómo enfocar mejor tu estrategia de marketing. 

Si te interesa el mundo de las APIs, puedes descubrir más sobre las APIs de BBVA aquí.

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.