¿Por qué son las APIs en la nube tan importantes para los desarrolladores?

Los equipos de desarrollo tienen hoy en día una necesidad esencial: sincronizar sus infraestructuras de sistemas con las características de distintos proveedores de servicios en la nube. Las APIs hacen posible esa integración, donde la interoperabilidad es clave.  

BBVAOpen4U
|
23 Dic. 2016

Una de las grandes revoluciones recientes de la tecnología es la gestión de los datos en la nube. No sólo a nivel de grandes volúmenes de información, lo que se conoce como Big Data, sino también con lo relacionado con plataformas o servicios para los usuarios finales: un cliente o el empleado de una empresa. El fruto de ese ejercicio se plasma en cientos de herramientas y funcionalidades de gestión de información en la nube: desde soluciones de ofimática como Google Drive o Microsoft OneDrive hasta el almacenamiento de imágenes y vídeos personales a través de aplicaciones.

El mayor reto para las empresas y los desarrolladores es integrar su propia infraestructura de sistemas con estas plataformas o servicios alojados en la nube, con frecuencia de terceros proveedores, y mejorar toda la experiencia que se derive de ese movimiento estratégico. Las APIs son la verdadera clave en todo ese proceso. Ya hemos hablado de los nombres de dos grandes gigantes del sector: Google y Microsoft. Pero hay otros muchos: por ejemplo Amazon o Salesforce

Cuatro escenarios posibles para las empresas

A veces esa infraestructura de TI está formada por lo que se conoce como sistemas heredados, es decir, servicios o plataformas anticuadas que siguen siendo utilizadas por el usuario y que no se pueden cambiar fácilmente. En esa decisión, los equipos de desarrollo tienen varios caminos a seguir, en gran medida condicionados por los servicios o plataformas que necesiten integrar con su propia infraestructura de servicios, normalmente vinculados a determinados proveedores:

  • PaaS APIs: las APIs de Plataforma como Servicio permiten dar acceso a las distintas funcionalidades de un servicio alojado en la nube. Para que esto sea posible, es necesario integrar ese servicio con los elementos propios de la infraestructura inicial. Esa conexión se realiza siempre a través de APIs.
  • SaaS APIs: las APIs de Software como Servicio (Software as a Service) facilitan la conexión entre un software/funcionalidad alojada en la nube con toda la infraestructura de sistemas que sostiene toda la plataforma de origen. Por ejemplo, es un ejemplo habitual usar APIs para la conexión de una plataforma CRM o un CMS (editor de contenidos) alojados en la nube para conectarlos con toda la infraestructura de sistemas que hay por debajo.
  • IaaS APIs: la APIs de Infraestructura como Servicio permiten gestionar de forma sencilla los recursos que existen en el servicio alojado en la nube.
  • Varios proveedores de servicios en la nube: el escenario más habitual en las empresas hoy en día es convivir con varios proveedores en la nube, donde cada uno ofrece servicios con conceptos de implicación muy variados, desde Plataforma como Servicio o Infraestructura como Servicio hasta Software como Servicio. Las APIs son la forma más eficaz para gestionar modelos cada vez más complejos. Son las llaves que abren todas las puertas.

La interoperabilidad, el elemento imprescindible

A medida que una empresa crece en sus servicios en la nube y, por tanto, comienza a tener la necesidad de crear una red de proveedores de servicios en la nube elevada, su necesidad de garantizar una verdadera interoperabilidad crece exponencialmente. Si no es así, se puede acumular excesiva dependencia de un único proveedor. Como los distintos servicios no pueden convivir, la solución técnica más obvia es que un único proveedor facilite todos los servicios. Pero eso tiene, lógicamente, riesgos evidentes para el futuro de una empresa y su propio negocio.

Existe algún protagonista del mercado que lleva tiempo haciendo movimientos interesantes para forzar al conjunto entero de proveedores en la nube a aceptar una serie de requerimientos que garantizarían que los modelos de servicios siempre podrían convivir y asegurar esa interoperabilidad. Un ejemplo es la Fundación OpenStack, que está creando una base firme con la que trabajar servicios entre las nubes privadas y públicas con muchos de los proveedores del mercado. El trabajo de estandarización hecho por la Fundación OpenStack va en dos sentidos:

  • Servicios básicos comunes entre proveedores en la nube: lo más lógico es que los proveedores de servicios en la nube ofrezcan un conjunto de servicios básicos donde la interoperabilidad entre plataformas y los distintos tipos de nube fuera totalmente transversal, sin especificidades por proveedor. Esto permitiría, por ejemplo, que una aplicación se pudiera escribir una sola vez independientemente del proveedor o los futuros cambios de servicio que se hagan por parte del dueño de la infraestructura de sistemas original. Al final, OpenStack tomó la decisión de incorporar código de dominio público en sus productos, lo que en cierta forma obliga a los proveedores a combinar elementos propios de la nube privada con los de la nube pública. Y eso deriva en el modelo que reclaman las empresas: servicios de nube híbrida. Algunos de estos proveedores son HP, IBM, Rackspace, Red Hat, Suse y Canonical.
  • Identidades federadas: la identidad federada es una de las soluciones que permite que se puedan gestionar usuarios independientemente de las compañías. Al final es un proceso por el que se produce la sincronización de los datos identificativos del usuario y todo el proceso de gestión de acceso. En el caso de OpenStack, el sistema de gestión de identidades federadas recibe el nombre de Keystone, un servicio para autenticación (AuthN) y autenticación de alto nivel (AuthZ). Todo este proceso de identificación de usuarios en cada uno de los proveedores de OpenStack se hace a través de su API de identificación. Hay muchas empresas que ya se han sumado a este proyecto de interoperabilidad en los mecanismos de identificación: Cisco, HP, IBM, Red Hat, Oracle, Mirantis, Stratoscale, Raclspace o por ejemplo Ubuntu.

¿Te interesan las APIs financieras? Descubre todas las que te ofrece BBVA

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.