Plataformas líderes en pagos móviles, la moneda del S.XXI

Plataformas líderes en pagos móviles, la moneda del S.XXI

Cada vez se utiliza más el móvil para realizar operaciones financieras. Se estima que en 2019 el valor total de los pagos móviles que se ejecuten en el mundo supere el billón de dólares. Unido al crecimiento de la banca móvil, el 'smartphone' apunta a que se convertirá en la sucursal más importante. Revisamos las últimas tendencias en pagos móviles.

17 Jul. 2018

Los comercios y tiendas online se están adaptando a nuevos medios de pago, ya no es necesario llevar encima billetes o monedas, ni siquiera tarjetas. Basta con disponer de un 'smartphone' con NFC, aunque ya existen propuestas que funcionan incluso sin el uso de esta tecnología. Los medios de pago tradicionales podrían convertirse a medio plazo en irrelevantes, siendo reemplazados por soluciones de pago basadas en el móvil.

Por ello, las entidades bancarias más importantes han desarrollado sus propias aplicaciones de pago móvil. BBVA lanzó su app en 2013. Desde entonces, más de siete millones de personas se han descargado BBVA Wallet. En España, casi un 36% de las personas con aplicaciones de pago móvil ya la tenían instalada en su 'smartphone' en 2016. Pero, ¿qué otras plataformas pujan por liderar esta transformación a nivel mundial?

Google Pay

Android Pay aterrizó en España de la mano de BBVA en julio de 2017.

En febrero de 2018 fue renombrado, pasando a denominarse Google Pay: el monedero digital de Google.

Un monedero digital es una aplicación que instalamos en el smartphone, que nos va a permitir guardar de forma segura los datos necesarios para efectuar transacciones económicas. También se encarga de transmitir, mediante NFC, esta información a los terminales 'contactless' cuando resulta necesario.

Google Pay acepta tarjetas de BBVA. Al añadirlas a la aplicación, ésta solicita al banco un testigo o 'token', que representará unívocamente a cada tarjeta registrada.

El testigo, que se almacena encriptado, no contiene directamente la información de la tarjeta, sino un determinado código. Únicamente el banco conoce qué tarjeta se identifica con qué código, lo que añade una capa de seguridad adicional a la ya mencionada encriptación de la información del propio token.

Aunque el testigo fuera interceptado y desencriptado, no podría usarse para hacer transacciones fraudulentas, pues sólo el banco es capaz de relacionar el código contenido en el 'token' con los datos de la tarjeta correspondiente.

Esta forma de pago supone una mejora significativa al reducir el tiempo necesario para efectuar las operaciones. Además, añade ventajas de seguridad.

Cuando usamos Google Pay para pagar en un comercio, primero tenemos que desbloquear el 'smartphone' con nuestro código PIN o huella digital; luego basta con acercarlo al terminal de pago para que la aplicación monedero transmita al terminal de la tienda el testigo correspondiente. Entonces el terminal de pago del comercio comunica el 'token' obtenido al banco, que es quien finalmente acepta o deniega la transacción.

Así, esta forma de pago supone una mejora significativa al reducir el tiempo necesario para efectuar las operaciones. Además, añade ventajas de seguridad respecto a otros medios de pago más tradicionales.

La encriptación del testigo, el bloqueo previo del 'smartphone' (que hace necesario el uso de un código de seguridad o huella digital para acceder al monedero digital), así como la disociación de la información contenida en el 'token' respecto a los datos reales de la tarjeta, son las medidas de seguridad implementadas en aras de conseguir transacciones más seguras. No es de extrañar, por tanto, que debido a su seguridad y simplicidad, el pago móvil esté desplazando progresivamente a las tarjetas de débito y de crédito.

Actualmente, Google Pay es una sólida realidad, con más de 24 millones de usuarios activos. No obstante, su futuro resulta incluso más prometedor que su presente. Con una base de usuarios que no para de crecer y  una serie de novedades, como la posibilidad de almacenar tarjetas de embarque y realizar transferencias entre particulares, no cabe duda de que Google Pay seguirá siendo un actor principal en el sector de los pagos móviles. Conviene tenerlo en cuenta.

Bizum

Bizum es una solución de pago inmediato, de cuenta a cuenta, a través del móvil. Está interconectada con gran número de bancos y no requiere del número de cuenta del destinatario para realizar una transferencia, solamente necesita su número de teléfono móvil. BBVA forma parte de Bizum desde que se creó la plataforma. A día de hoy, Bizum está más enfocada a realizar transferencias de dinero entre particulares, que a realizar pagos en comercios o tiendas on-line. En un futuro próximo, no obstante, prevé incorporar la funcionalidad de procesar pagos al estilo Google Pay.

Bizum permite la transferencia de dinero entre particulares de forma inmediata y sin coste alguno. Esto es particularmente útil para realizar pagos pequeños, como repartir el coste de una cena entre varios comensales.

En el ejemplo mencionado, uno de los comensales tendría que pagar el importe total de la cena y el resto le ingresaría su parte correspondiente de forma sencilla e inmediata mediante Bizum.

Este servicio se ha integrado en las aplicaciones ya existentes de los bancos que conforman la plataforma, por lo que su uso es muy intuitivo: durante el proceso de alta en Bizum se vincula la cuenta bancaria con el teléfono móvil del titular, quien a partir de ese momento puede enviar o recibir dinero de otros usuarios Bizum.

Esta plataforma de pagos ha alcanzado 1,5 millones de usuarios en España y está previsto que alcance los 2,5 millones a finales de este año, por lo que se consolida como una de las plataformas más utilizadas en el mercado español.

Es importante no perder de vista sus nuevas funcionalidades, en desarrollo, que permitirán el pago directo en comercios y tiendas on-line. Con la adición de estas opciones, Bizum podrá competir de tú a tú con las grandes plataformas del sector de pagos móviles.

Starbucks Money Pay

Hablar de Starbucks es hablar de su extensa y selecta red de cafeterías. Nadie pensaría de antemano que es también un gigante en el sector de los pagos móviles. Sin embargo, lo es.

En el primer trimestre de 2016, se estima que Starbucks contaba con 1.200 millones de dólares en tarjetas de fidelización de clientes, así como en la aplicación de fidelización para 'smartphones'.

Starbucks tiene más usuarios que el resto de las principales plataformas consideradas individualmente.

Se trata de un volumen de depósitos muy significativo, superior al de algunos bancos. Pero esto no es todo: el número de usuarios que pagan por sus cafés a través de la aplicación móvil, supera al número de usuarios que pagan cualquier otro tipo de compra usando otras soluciones disponibles.

En otras palabras: Starbucks tiene más usuarios que el resto de las principales plataformas consideradas individualmente, es decir, más usuarios que Google Pay, Samsung Pay o Apple Pay, lo cual resulta sorprendente.

Si tomamos como referencia el gráfico siguiente, Starbucks sería el líder de los pagos móviles en Estados Unidos. No conforme con estas estadísticas, Starbucks quiere dar un salto adicional, y por ello va a permitir que todos los usuarios de su aplicación (no solo los que estén suscritos al programa de fidelización), puedan pagar por sus servicios mediante la aplicación móvil. Este movimiento revela el peso que la compañía otorga a los pagos móviles como estrategia de crecimiento.

Aunque en España la aplicación de fidelización de Starbucks no está disponible directamente como tal, sí que está integrada bajo el paraguas del grupo VIPS. Por ello, el grupo VIPS, con todas las marcas comercializadas bajo su estructura (STARBUCKS, WAGAMAMA, VIPS, GINOS, FRIDAY'S, etc), quiere tener un peso específico muy significativo en el sector.

BitPay

No podemos cerrar este artículo sin hablar de una de las tendencias que está adquiriendo mayor protagonismo en el sector de los medios de pago: las criptomonedas. Concretamente, de la más famosa de todas ellas: el Bitcoin.

¿Es posible utilizar un monedero digital con Bitcoins? BitPay demuestra que sí.

BitPay es un monedero digital de código abierto que permite trabajar con Bitcoins.

¿Qué permite esta plataforma? Una vez descargada la aplicación, y configurado el monedero digital, BitPay nos va a permitir gestionar operaciones con nuestros Bitcoins de una forma sencilla e intuitiva, a través de una aplicación independiente y autónoma. Otras implementaciones de monederos digitales para criptomonedas almacenan la información on-line.

Sin embargo, BitPay entiende que cualquier web es susceptible de ser hackeada, por lo que almacena una copia local de nuestra información que, en caso necesario, puede ser recuperada mediante una serie de palabras clave. Durante el proceso de creación del monedero digital se genera esta frase de recuperación y se advierte de su importancia como medio para reestablecer la información ante una hipotética pérdida de datos.

Glidera y Coinbase, servicios de compra-venta, forman parte de BitPay, por lo que ofrece una solución integrada. Además, es posible adquirir directamente algunos artículos virtuales, como tarjetas de regalo de Amazon.com, aunque la lista de comercios y bienes disponibles es aún muy limitada.

Otra opción, aún más novedosa si cabe, es obtener una tarjeta Visa cuyos fondos serán los Bitcoins almacenados en el monedero. De este modo, se tiende un interesante puente entre el mundo tradicional del dinero de plástico y el de las criptomonedas.

En definitiva, Bitpay resulta realmente novedoso y es una opción para los que quieran aventurarse en el uso de Bitcoins. No cabe duda de que irá evolucionando para dar soporte a un mayor número de criptomonedas, así como para permitir el pago en un mayor número de establecimientos. Su consolidación en el ya densamente poblado sector de los pagos móviles depende de ello.

¡Paga con tu movil desde la APP de Wallet!

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.