Incubadoras de empresas, una buena opción para impulsar tu proyecto emprendedor

Las incubadoras dan soporte a emprendedores que no tienen todo lo necesario para transformar su idea en un negocio. Te contamos cómo funcionan.
BBVAOpen4U
|
02 Sep. 2014

Seguramente habrás oído hablar de las llamadas incubadoras y/o aceleradoras de empresas, pero ¿sabes realmente cómo pueden ayudar a los profesionales o startups a encontrar el éxito de un negocio?.

En primer lugar, es muy importante hacer una distinción entre ambos conceptos, ya que cada uno tiene sus matices y, dependiendo de la fase de desarrollo en la que se encuentra tu negocio o proyecto emprendedor, sus actividades pueden solaparse. Por un lado, las incubadoras de empresas se definen como instituciones (públicas o privadas) cuyo objetivo es asegurar el éxito de proyectos emprendedores a través de una amplia gama de recursos empresariales que, normalmente, incluyen el alquiler de espacios físicos y telecomunicaciones, así como servicios de coaching, networking y acceso a financiación, entre otros. Este tipo de organizaciones están patrocinadas y apoyadas por empresas privadas, entidades gubernamentales o universidades.

Por su parte, las aceleradoras de empresas han nacido para potenciar aquellos negocios que, por lo general, llevan al menos dos años operando en el mercado, ofrecen productos o servicios innovadores, tienen ciertas tasas de crecimiento y destacan por un buen liderazgo. A este tipo de empresas se les ofrece toda una serie de servicios para que puedan impulsar su crecimiento, para que se consoliden y puedan crear más empleos. Además, para acceder a las actividades que ofrecen las aceleradoras es necesario que el emprendedor ya tenga un plan de negocios sólido y cierta viabilidad técnica, financiera y de mercado.

Como puedes comprobar, dispones de dos alternativas de consultoría que pueden ayudarte a 'incubar' o 'acelerar' tu empresa, según tus necesidades de negocio. No obstante, en esta ocasión vamos a poner el foco en las incubadoras, ya que son las que se centran en impulsar un proyecto emprendedor desde sus inicios.

Incubadoras de empresas

A la hora de poner un negocio en marcha, la mayoría de los emprendedores se enfrentan a las mismas dudas e incertidumbres, especialmente a la hora de convertir esa gran idea en una empresa rentable. Por fortuna, las incubadoras están de moda y están surgiendo en muchas ciudades de España, Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, donde están experimentando un crecimiento muy notable.

Antes de lanzarte a 'incubar' tu proyecto, debes saber que este tipo de organizaciones suele estar especializada y operar dentro de un sector en concreto como puede ser el de la tecnología, ocio digital, o Big Data, entre otros. Por este motivo, es muy importante tener muy claro el tipo de servicios que más le convienen a tu proyecto, además de cuáles van a ser las prestaciones y los objetivos que quieres conseguir. Para ello, es necesario que definas muy bien tu propuesta, ya que esto te ayudará a tener claro los aspectos que quieres reforzar, además de ayudarte a valorar mejor la elección de la incubadora que más se ajuste a tus necesidades. Dentro de este último aspecto, es muy importante conocer muy bien la oferta disponible, así como los servicios y los costes que conlleva cada alternativa.

También debes saber que las incubadoras están patrocinadas o impulsadas por entidades públicas o privadas:

- Las incubadoras de empresas privadas son aquellas que han sido fundadas por empresarios de éxito o business angels. En esta modalidad encontramos DAD, una incubadora liderada por Rodolfo Carpintier que aporta una inversión inicial de capital, además de orientar a los emprendedores en materia de gestión, de las sucesivas etapas de financiación y captación de primeros clientes.

- Las incubadoras de empresas públicas son aquellas promovidas por universidades y distintas Administraciones, como el CEEI de la Comunidad de Valencia, promovida por el IMPIVA, el ICO y el CDT, entre otras administraciones públicas.

Hay que añadir también que existen organizaciones que ofrecen actividades propias de las incubadoras y las aceleradoras en un único proyecto, dando la oportunidad a los emprendedores a pasar de una etapa a otra, como lo hace la plataforma Bihoop o Cloud Incubator HUB.

En España una de las incubadoras de empresas privadas más importante es Grupo Intercom, que desde su fundación en mayo de 1995, ha lanzado más de 50 proyectos. Entre ellos, destaca Softonic.com, fundado en 1997 y que inicialmente se dio a conocer como Shareware Intercom, una web de descarga de software. En 1998, Intercom colaboró en el nacimiento de InfoJobs.net, un servicio fruto de la necesidad propia de reclutar personal especializado en Nuevas Tecnologías. Ambas empresas han emprendido, desde 2004, una expansión internacional.

Como ves, las incubadoras son un gran trampolín para tu negocio, aunque tienes que tener en cuenta que una de sus principales desventajas es la dificultad para ser admitido. Esto se debe a que, al igual que los business angels, las incubadoras de empresas también valoran los proyectos en los que invertir. No obstante, si estás en la fase de creación de tu empresa, es recomendable que averigües si hay alguna incubadora que pueda estar interesada en desarrollar tu idea.