¿Ha llegado la hora del intraemprendedor?

¿Ha llegado la hora del intraemprendedor?

Ponen en marcha ideas dentro de las empresas, son ambiciosos y creativos. La dirección potencia este modelo de trabajadores que cobran cada día más protagonismo en las compañías.
BBVAOpen4U
|
24 Jun. 2015

“Es el individuo que actúa de modo emprendedor pero dentro de una organización consolidada”

Jennings, Cox y Cooper

Son personas proactivas, piensan en la manera de mejorar su empresa y no se atan a la rutina del día a día”. Así define Celia Villalobos, Strategic Partner Manager en Google, a los intraemprendedores. Una figura que reclama hoy en día más protagonismo dentro de las empresas para impulsar el desarrollo de nuevas ideas. Un estudio realizado por la escuela de negocios Spain Business School señala que el 40% del emprendimiento futuro va a venir de la mano de los intraemprendedores.

Son emprendedores que no se independizan para fundar su propia empresa y que, bajo el paraguas de su compañía, ponen en marcha proyectos sin necesidad de estar en el equipo directivo. Villalobos destaca su importancia y reclama un mayor compromiso para potenciarla.

En Google es famoso el 20%. Ese tiempo de tu trabajo que dedicas a pensar en la compañía, en nuevas ideas. Los trabajadores pueden salirse de su rutina y poner en marcha proyectos pero para ello es necesario que el equipo directivo te escuche”, señala. Es una estrategia para fomentar el trabajo de los desarrolladores dentro de un equipo, para que se sientan valorados y exploren sin salirse de la empresa.

Alberto San Agustín, managing director de The Digital Gate Company, destaca de los intraemprendedores “su actitud. Tienen curiosidad, ideas y creatividad, son el motor de la compañía y los que aportan dinamismo”. Para el directivo, las empresas deben de escuchar a sus empleados. Y no sólo las digitales.

Microsoft o Google evolucionan muy rápido y por ello cuidan mucho a estos trabajadores aunque no sólo es un activo para este tipo de compañías; en cualquier sector hay que intentar retener y motivar a este tipo de trabajadores, que no se vayan fuera de la empresa o se monten el negocio por su cuenta. Es mejor que estén contigo a que sean competencia”.

Tanto Villalobos como San Agustín coinciden en que las administraciones públicas no facilitan, de momento, este modelo. “Son sectores muy jerarquizados, chapados a la antigua, no hay comunicación de abajo hacia arriba. Es frustrante para los trabajadores pues saben que sus ideas no van a ser escuchadas, están enjaulados”, explica Villalobos.  “El rol de las personas está muy parcelado en las administraciones”, remacha Alberto San Agustín.

Los dos profesionales piensan que los intraemprendedores aportan ventajas a las empresas y que éstas tienen que aportar todas las facilidades y recursos para que desarrollen sus ideas. “Si las empresas ponen en marcha algo que has pensado te sientes bien, motivado. Los intraemprendedores son personas con capacidad para hacer un proyecto, gestionar un equipo, son creativos, tienen ambición por cambiar las cosas. Las empresas están ávidas por este tipo de personas”, explica Villalobos.

Perfil del intraemprendedor

“Se piensa que en las empresas los intraemprendedores tienen que ser ingenieros o desarrolladores y es una equivocación. Cualquiera puede desarrollar una idea, mover pequeñas piezas que ayuden a la compañía”, explica Villalobos.

“No buscan intereses personales sino grupales, aportan ideas para  mejorar los procesos, los productos, los servicios y que por tanto afectan a su área de influencia y por extensión a la compañía”, incide San Agustín que también destaca la importancia de dar más libertad a los empleados: “No creo que haya que fomentar el intraemprendimiento en equipos concretos, sino en todos los equipos o departamentos. Ya hay compañías que realizan iniciativas de este tipo, nombrando los denominados “champions” en áreas determinadas donde se han detectado ineficiencias. Estos perfiles son identificados entre unos cuantos empleados que son elegidos como responsables para mejorar procesos o servicios. No obedece a un rango o a un cargo determinado”. 

El estudio El  Perfil de los intraemprendedores en España  señala que “un mayor nivel de estudios (doctorado, carreras universitarias adicionales) no marca la diferencia entre los intraemprendedores de éxito y los profesionales de éxito”. Tanto para Villalobos como San Agustín la clave para el despegue y el éxito del intraemprendimiento es la actitud de los trabajadores y la apuesta de las compañías por premiar la meritocracia abandonando la jerarquía empresarial.

Síguenos en @BBVAAPIMarket