Cuatro motivos para elegir software como servicio (SaaS) para tu almacenamiento

Cuatro motivos para elegir software como servicio (SaaS) para tu almacenamiento

Si buscas simplificar la implementación de uno de tus proyectos, tienes que pensar en las alternativas que te ofrece SaaS: no hay que instalar ni mantener servidores, ni bases de datos ni infraestructuras de gran escala para tener más capacidad de almacenamiento.

BBVAOpen4U
|
12 Ago. 2016

Mejorar la eficacia del servicio de almacenamiento. Este es el objetivo final y para lograrlo una de las apuestas más en auge es el SaaS (software como servicio en sus siglas en inglés). Se trata de una infraestructura que es sólida y flexible al mismo tiempo y que ofrece una gran ventaja competitiva.

Los diferentes proveedores de este tipo de infraestructura en la nube están decantándose por prácticas de desarrollo agile y DevOps para adaptarse mejor a las necesidades de los usuarios.

Una de las principales virtudes de este modelo de negocio es que permite un mejor gestión de las cargas de trabajo grandes y complejas. Además, te damos cuatro motivos:

1. Experiencia de usuario y rendimiento.

Uno de los principales motivos por el que debes apostar por SaaS es para reducir tu inversión en infraestructura y los gastos de licencias en almacenamiento. Con este tipo de servicios el rendimiento que obtienes es superior y te ofrece un gran tiempo de actividad, lo que permite una mejora de la experiencia de usuario.

2. Escalabilidad.

La infraestructura SaaS es fácilmente escalable: puedes ir añadiendo un incremento de datos, clientes, usuarios o dispositivos para ir ajustando el servicio a tus necesidades.

3. Análisis en tiempo real.

En el mercado se está produciendo un boom de herramientas SaaS que permiten una mayor personalización y análisis de datos para mejorar y adaptar estos servicios, con el objetivo de mejorar el rendimiento y la experiencia de usuario.

4. Rentabilidad.

Los modelos de negocio de un proveedor SaaS se basan en el impulso del trabajo en red y en la nube, por lo que en muchas ocasiones ofrecen en las fases iniciales unas barreras de coste muy bajas, e incluso pruebas gratuitas, con las que puedes comprobar si te conviene este tipo de infraestructura antes de hacer una apuesta en la inversión.