Cómo Slack se ha hecho imprescindible en las empresas gracias a las APIs

Cómo Slack se ha hecho imprescindible en las empresas gracias a las APIs

La plataforma de comunicación para empresas Slack integra diferentes servicios en una sola aplicación de mensajería, y todo gracias a su API. Cualquier desarrollador puede utilizarla para crear un bot que responda a las peticiones de los usuarios a través del chat. 

BBVAOpen4U
|
27 Ago. 2018

Cualquier aplicación que se ejecute en internet depende de las APIs (interfaz de programación de aplicaciones) para su correcto funcionamiento. Desde Facebook a Uber, pasando incluso por la aspiradora autónoma Roomba, se comunican constantemente con una o varias de estas interfaces.

Aunque la API del aparato de limpieza está cerrada, cada vez son más las herramientas que abren esta especie de ventanal tecnológico a terceros para mejorar los servicios que ofrecen a los usuarios. La estrategia resulta especialmente útil para las apps de mensajería, pues sus chats sirven de hogar para los bots, pequeños programas que responden a los comandos de los usuarios y atienden a sus peticiones.

Pese a que grandes nombres como Facebook Messenger y WeChat ya se han convertido en ecosistemas de este tipo, hay otro que destaca por su éxito y por ser pionero en el mundo de las interacciones: Slack. La popular plataforma de comunicación corporativa permite a los trabajadores de una empresa charlar entre ellos, organizar reuniones, compartir documentos y contactar directamente con servicios externos a través del mismo chat.

Actualmente, Slack engloba 600 aplicaciones con funciones muy variadas, incluyendo los servicios de Dropbox, Twitter o Zendesk. Además, permite que sus usuarios sincronicen todos los dispositivos para ofrecerles un entorno de comunicación integrado.

El corazón de la plataforma: su API

in dejar de lado la calidad del servicio que ofrece, una de las claves de su triunfo es el diseño y las características de su API, desarrollada con mimo y actualizada a menudo para integrar nuevas funcionalidades. Gracias a la comunicación entre su interfaz y las de las aplicaciones que engloba, los usuarios de la plataforma pueden disfrutar de muchos productos desde un solo mostrador.

Su evolución desde su lanzamiento el año pasado ha sido constante, avanzando en su empeño por revolucionar la forma en la que trabajamos. El pasado mes de marzo, la empresa de interfaces de reconocimiento de voz API.ai se unió al club de la plataforma. Tanto desarrolladores como usuarios sin experiencia en programación pueden desde entonces crear un bot inteligente capaz de entender comandos de voz. 

 

Desde junio, Slack ofrece nuevas opciones: incluyó por primera vez 13 botones en aplicaciones como Greenhouse (de recursos humanos), la web de viajes Kayak y Trello, una útil herramienta de gestión de tareas. De esta manera, con un simple clic, los usuarios pueden administrar las ofertas de empleo y solicitudes de aspirantes, reservar un vuelo o crear un tablero con tareas como parte de una conversación en el chat.

Comenzó como una funcionalidad restringida a unas cuantas compañías, pero sus responsables han decidido abrir la puerta a todos los miembros de su comunidad tecnológica. La plataforma ha lanzado una nueva API para que cualquier aplicación integrada en su ecosistema pueda construir su propio botón.

Una herramienta para administrarlos a todos

El verano ha venido también acompañado de una nueva opción destinada a los equipos de administración de los grupos de Slack dentro de las empresas. Estos pueden gestionar las apps disponibles para los empleados, restringiendo algunas de ellas en base a los botones antes descritos. Por ejemplo, si uno de los trabajadores quiere utilizar una de las herramientas, tras buscarla en el directorio, hará clic en una pestaña para solicitar su instalación. Entonces, la persona encargada de la administración recibirá un aviso, de forma que podrá aceptar o denegar la petición, de nuevo pinchando en la opción elegida. 

Otra ventaja para los desarrolladores y las empresas que utilizan la plataforma es que ellos mismos pueden crear su propio bot a medida con un paquete de herramientas denominado BotKit, provisto por la empresa detrás de Howdy, otro habitante del ecosistema de la plataforma. Se trata de una especie de libro de instrucciones que contiene muestras de código básicas para construir los programas a medida.

Y por si a alguno la familia se le queda pequeña, Slack tiene su propio fondo de inversión (Slack Fund) dedicado a impulsar startups que desarrollen aplicaciones o bots para unirse a su creciente ejército de asistentes virtuales.

Te interesan las APIs financieras? Descubre todas las que te ofrece BBVA

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.