Claves para elegir una API para tu producto o servicio

Claves para elegir la API que mejor se adapta a tu producto o servicio

Una API es una puerta abierta. ¿En cual entrar y para encontrar qué? Formalmente una ‘Application Programming Interface’ (API, en español ‘Interfaz para la Programación de Aplicaciones’) es una especificación concreta sobre cómo un módulo de un software se comunica o interactúa con otro. Volviendo al símil de la puerta, es, por ejemplo, Twitter llamando al timbre de Google para pedirle nuestros datos y así evitarnos rellenar formularios de nuevo. Debemos ser selectivos a la hora de escoger qué timbres tocamos.

05 Sep. 2018

La decisión que tomemos puede suponer grandes limitaciones en el futuro para nuestra empresa o darle una gran flexibilidad. Primero deberemos examinar si las APIs que estamos barajando hacen todo lo que necesitamos o al menos cumplen con la mayoría de las funcionalidades que requiere nuestro producto o servicio. Por ejemplo, si es una tienda online, quizá queremos obtener los datos del comprador consultando la API de una red tan implantada como Facebook, en lugar de imponer un largo formulario antes de completar la compra; o la de BBVA Payments, que nos permitirá ofrecer al usuario el pago por transferencia bancaria, muy útil si estás vendiendo un servicio recurrente.

Documentación

Tras aplicar el filtro que acabamos de exponer, debemos comprobar la documentación de las APIs que estén en nuestro baremo. Esta documentación debe de tener ejemplos claros y útiles, ha de estar redactada de forma que con un vistazo podamos hacernos a la idea de cómo funciona y así ver en cuál es más fácil aplicar tales instrucciones para evitar una pérdida de tiempo y esfuerzo.

Por ejemplo, en la API de TVmaze podemos ver que la documentación es muy clara, permitiendo que su implementación en un código pueda ser sumamente rápida porque incluye código de ejemplo.

La claridad en la exposición y ejemplos de la documentación de la API es un elemento fundamental a evaluar

Formato de datos

El siguiente punto a tratar son los formatos de datos. En su momento, el formato de representación de datos se expresaba en XML, que era el formato hegemónico. Pero desde hace un tiempo JSON, basado en JavaScript, está ocupando el lugar más relevante dentro de los formatos de representación de datos para APIs. Entre sus beneficios está que es legible por humanos cómodamente, rasgo que comparte con el XML, pero también es más sencillo de implementar que éste. Tendremos que escoger qué formato queremos utilizar.

Interfaz

Pasemos a la interfaz. Revisando la documentación, hemos de preguntarnos: ¿los nombres y los métodos se ajustan a la convención de nombres que empleamos? ¿Preferimos que la API para consultar ratings se llame “getRating” o “getRat”?  ¿Queremos que los parámetros sean “user” y “password” o “U”, “P”? ¿Necesitamos una API que cifre la información que transmite por los requisitos de seguridad que deseamos o nos imponga la legislación de nuestro mercado, industria o la propia naturaleza de la transacción de información?

Límites e interacción

Los límites de las APIs en sistemas abiertos al público están puestos para evitar abusos por parte de los clientes de la API, pero estos límites pueden ser flexibles según el tipo de clientes que seamos. Gestionar los límites de la API puede generar complejidades, pues hay que saber cómo llevar a cabo su administración de tal manera que no nos pasemos del límite o el sistema podría expulsarnos. Estos límites, habituales en todas las llamadas gratuitas a casi cualquier API, normalmente se pueden elevar o suprimir con diferentes planes de pago.

Es importante valorar si la API cuenta con bibliotecas específicas para el lenguaje de programación que nos interesa

En la API de Twitter, cada vez que se hace una llamada, además de la respuesta, la aplicación envía información sobre cuántas llamadas quedan para exceder el ‘rate limit’ del servicio. Además, ofrece la opción de hacer una llamada a la API específicamente para requerir este tipo de información. De esta forma, es mucho más fácil para el desarrollador crear un servicio eficaz y fiable usando esta API, lo cual redunda en el éxito de la misma y las conversiones que de ella dependan en el modelo de negocio de este gigante de la mensajería social.

Ejemplos y bibliotecas

Dependiendo de la complejidad de la API, es importante que su proveedor aporte ejemplos de código en el lenguaje de programación que utilizamos o una biblioteca que “hable” con la API en el lenguaje en cuestión. Un buen ejemplo de esto último es Google Analytics y su gran cantidad de bibliotecas, cubriendo los lenguajes más actuales de programación. Sin embargo, si no tenemos una biblioteca en el lenguaje que empleamos, tendremos que buscarla para otro lenguaje y hacer funciones que apliquen lo que expone tal biblioteca al lenguaje con el que estamos trabajando.

Soporte y comunidad

Por último: ¿ofrece el proveedor soporte en foros? ¿La API tiene una comunidad activa? ¿Qué reputación tiene el proveedor de la API en lo que respecta a resolver problemas de manera oportuna y relevante? Recordemos que el nombre de nuestro negocio aparecerá entre los clientes de la API. Así, estas preguntas no sólo afectarán a nuestra empresa en lo relativo a los servicios que le ofrezca la API, sino también a la imagen de nuestro negocio.

Por ejemplo, la API de eBay ha tenido un gran éxito no sólo por su magnitud sino también porque la aplicación opera como una plataforma, de tal manera que facilita mucho su utilización tanto dentro como fuera del propio eBay. De hecho, el 60% de los ingresos que factura eBay los obtiene a través de sus APIs, que ya en 2016 tenían más de mil millones de llamadas al año. Pero si los números del gigante del comercio online parecen apabullantes, más lo son los de la multinacional de viajes online Expedia, que obtiene el 90% de su facturación de afiliados a través de sus APIs.

En conclusión, escoger una API puede ser un gran compromiso dependiendo del alcance del sistema y puede suponer una gran inversión de tiempo y de capital. En consecuencia, ser minucioso a la hora de escoger la mejor API para nuestro producto o servicio es una buena idea.

¿Te interesan las APIs financieras? Descubre todas las que te ofrece BBVA

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.