Así ganará el consumidor la partida del open banking

Así ganará el consumidor la partida del open banking

La falta de estandarización y el localismo de la banca minorista son algunos de los problemas a los que se enfrenta el open banking en Europa. Pese a ello, los expertos le pronostican un “brillante futuro” en el que el principal beneficiario será el consumidor.

25 Mar. 2019

Llegaron de toda Europa y representaban casi todos los perfiles de la industria: ejecutivos de banca, directores de open banking, de marketing, de producto, CEOs de prometedoras startups fintech... También responsables de unidades de negocio de grandes bancos, en busca de la mejor pista para encontrar el camino hacia el usuario líquido que parece dibujar el futuro escenario de la banca.

Todos se dieron cita en el MoneyLIVE Spring 2019, celebrado en Madrid entre el 11 y el 13 de marzo y que arrancó con una conferencia inaugural de Derek White, Global Head of Client Solutions de BBVA.

Se habló de APIs, de regulación, de mercados, de datos abiertos y sobre todas las cosas planeó siempre el rey: el usuario. “Hemos ensayado mucho, hemos investigado mucho, hemos hablado con nuestros usuarios muchísimo. Y hemos llegado a la conclusión de que quieren tener el control de todo”. Esta perspectiva ‘user-centric’, un absoluto mantra en la industria TIME (Tecnología, Información, Media y Electrónica) que ha hecho gigantesco al cuarteto de los GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon), la expuso Birte Quitt, Head of Group Retail Strategy de Erste Group, uno de los principales bancos centroeuropeos.

Y no solo es fundamental el consumidor, el usuario, sino “el camino que recorre, el ‘customer journey’, que diseñas ya no sólo para tus clientes, sino para otros clientes que no son tuyos”, señaló Ricardo Segoviano, Head of BBVA Open Platform Spain. Ambos participaron en el ‘Leader’s Forum’ de este evento, que llevaba por título ‘APIs abiertas: allanando el camino para un futuro más brillante’.

Hemos ensayado mucho, hemos investigado mucho, hemos hablado con nuestros usuarios muchísimo. Y hemos llegado a la conclusión de que quieren tener el control de todo

Les acompañaba en la mesa redonda Antti-Jussi Suominen, CEO de Holvi, un ‘neobanco’ centrado en los emprendedores y los freelancers. Sin alejar del todo el foco en el usuario, Suominen, desde su posición como emprendedor de una startup (“somos menos de 100 empleados”), señaló los problemas que enfrenta el open banking en Europa para ser realmente disruptivo.

El primero y principal, según él, es que la directiva PSD2 “es un poco lío, porque no estandariza interfaces, y nos encontramos con que si queremos hacer de verdad open banking tenemos que trabajar sobre tantas interfaces como bancos queramos integrar”. Según este finlandés, esto supone que “los bancos minoristas tradicionales lo tienen más fácil para tomar la delantera, ya que tienen recursos para abordar tanto trabajo, mientras que las startups no podemos abarcar todo el mercado, y eso también nos supone problemas para definir nuestras estrategias de marketing”.

Otro handicap que señalaron los tres representantes de la industria es el localismo de la banca en Europa: aunque la PSD2 es una norma europea que pretende difuminar las fronteras nacionales en un mercado abierto para la banca, cada Estado tiene sus propias regulaciones bancarias locales. ”Me gustaría tener ‘customer journeys’ a través de todos los mercados europeos, porque operamos una única plataforma digital en todos esos mercados”, explicó Quitt.

Es una contrariedad que también destacó Segoviano, que aun así se mostró optimista: “Estoy seguro de que el mercado evolucionará hacia mejores servicios a través de la competencia, sobre todo a través de la innovación en la experiencia de usuario”. También explicó que hace 12 años, con el lanzamiento del iPhone por parte de Steve Jobs, “vivimos un momento de enorme cambio, de giro radical”, y que ahora “estamos entrando en otro gran cambio como aquél”.

“Cuanto más clara sea la propuesta de valor de los servicios que ofreces y estos sean más fáciles de usar y sencillos de interoperar con terceros, más confianza estarás generando”, siguió explicando Segoviano. ¿Y cómo lograr lo anterior? “Buscando soluciones no sólo para nuestros nuestros clientes, sino mejorando las experiencias digitales de los clientes de nuestros clientes, para ayudarles en su transformación digital”.

Estoy seguro de que el mercado evolucionará hacia mejores servicios a través de la competencia, sobre todo a través de la innovación en la experiencia de usuario

Hay una condición básica para que este escenario pueda desarrollarse, que está además en el corazón de la PSD2: el usuario, el cliente, debe consentir que sus datos se compartan. “Y cuando comenzamos a preguntarles en medio de las transacciones, sus respuestas, en su inmensa mayoría, eran: no”, lamenta la directiva de Erste Group. Luego “fuimos afinando la pregunta y el momento, y mejoramos las respuestas, pero siguen siendo muy altos los ‘no’”.

Para sortear este contratiempo, el CEO de Holvi señaló la necesidad de dar  contrapartidas: “Si somos capaces de ofrecer buenas ofertas derivadas de esa compartición de datos y el cliente percibe la causa-efecto, se avanzará. Creo, en este sentido, que nos movemos hacia un escenario de ‘banca predictiva’, en la que podremos adelantarnos a las necesidades del cliente, gracias al poder de todos estos datos”.

Y con esto, el panel de expertos llegó a una de las mayores piedras en el camino de la competencia en este mundo digital tan líquido para pedir apertura, donde, sin embargo, hay actores que se transforman en rocas cuando se trata de ejercerla. “A los bancos se les está pidiendo que compartan datos que llevan más de 200 años acumulando de sus clientes”, afirmó Quitt, “mientras que otros actores no están haciendo lo propio, ¿cierto?”.

No citó a ninguna compañía pero en el ambiente se respiraban las siglas de los GAFA y otras empresas del sector. Según la directiva de Erste Group, “si realmente queremos personalizar la experiencia del cliente y las ofertas que recibe, y ser relevantes, no solo necesitamos los datos bancarios, también los otros”, en referencia a los que acumulan estas otras compañías.

“Uno sólo no lo puede hacer todo. Tenemos que ser conscientes de nuestras fortalezas, y también de nuestras debilidades, y cooperando con otros, innovar para ofrecer soluciones integrales a los clientes", explicó el responsable de BBVA Open Platform España. Al final de esta interesante partida de la banca abierta, que comenzó tímidamente hace ya algunos años y que hoy parece entrar ya en velocidad de crucero, lo más importante se puede resumir, según Segoviano, en que “el consumidor será seguro el ganador”. 

¿Te interesan las APIs financieras? Descubre todas las que te ofrece BBVA

¡Suscríbete!

Recibe nuestro boletín semanal. No te pierdas nuestros trucos, consejos, artículos y los eventos más innovadores.